Complemento nutritivo para el cerebro

Las virtudes de este alimento son conocidas en el Cercano Oriente (principalmente en Egipto) desde hace más de 3.000 años. Se produce a partir de un hongo microscópico denominado saccharomyces cerevisiae, y se utiliza para la fermentación de productos panificados, entre los que encontramos el pan, las tartas y algunas recetas de repostería. No obstante, la levadura de cerveza puede consumirse en copos o molida, que se obtiene mediante un proceso especial de deshidratación.

COMPLETA POR DONDE SE LA MIRE

La levadura de cerveza debe su importancia como complemento nutritivo a su alto contenido en vitaminas del grupo B. Su composición nutricional es de una calidad no muy común. Contiene un 50 por 100 de proteínas y prácticamente todos los minerales (fósforo, magnesio, potasio, selenio, calcio, cromo, zinc, hierro, litio, plata y manganeso). Además, destacan los aminoácidos esenciales, es decir, las moléculas que componen las proteínas y que el cuerpo no puede producir por sí mismo y que, por tanto, deben ser obtenidas a través del consumo de distintos alimentos. Los aminoácidos que contiene la levadura de cerveza son: isoleucina, leucina, lisina, treonina, valina, metionina, fenilalanina y triptófano. Y es importante tener en cuenta que si en la alimentación de una persona faltan algunos de estos nutrientes (en especial el triptófano y la fenilalanina) puede llegar a padecer distintos problemas en el cerebro, como la pérdida de memoria o dificultades para prestar atención.

PROTECCIÓN CONSTANTE

Los distintos tipos de vitamina B (B1, B2, B6 Y B9, o ácido fólico) que posee la levadura tienen efectos intensivos sobre el cerebro, por lo que se deduce que favorecen la actividad intelectual y el equilibro mental, combatiendo el nerviosismo, el estrés y otras alteraciones del sistema nervioso. En cuanto a los ácidos grasos, la mínima cantidad de estas sustancias ejerce un efecto positivo sobre el colesterol malo. Además, con relación a lo que antes mencionábamos acerca de los aminoácidos esenciales, resulta fundamental resaltar que estos también intervienen en la reconstrucción y reparación celular. Por último, la levadura es un alimento bajo en calorías y con abundantes fibras, que promueve el funcionamiento eficiente del hígado y del intestino.

EN DIVERSOS TRATAMIENTOS

Por las propiedades que se le reconocen a la levadura, resulta un alimento recomendado en casos de:

AGOTAMIENTO FÍSICO Y MENTAL: en este caso, como ya dijimos, equilibra el funcionamiento del sistema nervioso y aumenta el rendimiento.

FUNCIONAMIENTO HEPÁTICO DEFICIENTE: la acción desintoxicante que mencionábamos antes beneficia el funcionamiento del hígado y regenera la flora intestinal.

ACNÉ: gracias a su efecto depurativo, actúa sobre los problemas cutáneos (no solo de la piel, sino también de las mucosas).

INDICACIONES QUE POTENCIAN LOS BENEFICIOS

Si prefiere cocinarla, lo fundamental es que la temperatura de la cocción no supere los 100 grados centígrados, con el objetivo de que este alimento no pierda vitaminas.

Las mujeres embarazadas o que se encuentran en período de lactancia pueden consumirla.

Existen distintas opciones con las que este complemento puede combinarse: yogur, zumos de frutas, leche, sopas, salsas, ensaladas, etcétera.

La ingestión diaria recomendada de este alimento es de dos cucharadas, para incorporar los nutrientes mencionados.

Necesidades diarias de vitamina B que satisfacen 10 gramos de levadura de cerveza:

VITAMINA B1: 100 por 100
VITAMINA B6: 24 por 100
VITAMINA B2: 22 por 100
VITAMINA B9; 46 por 100

Si se respetan las dosis de consumo aconsejadas, la levadura de cerveza no presenta contraindicaciones. Es un complemento adecuado para aquellas personas delgadas que quieren aumentar de peso. No obstante, no hay que consumirla en exceso porque puede producir sobrepeso en personas con tendencia a engordar.

Los efectos de este alimento en el plano de la cosmética no solo incluyen los relacionados con la salud del cutis. También fortalece las uñas quebradizas y rejuvenece el cabello, previniendo la calvicie y el encanecimiento prematuro.