Hay que tener mucho cuidado con el pan que se guarda para luego emplearlo en unas sopas de ajo, pongo por caso. Nunca debe estar en bolsa de plástico, siempre en una de tela. Pero además hay que olerlo antes de usarlo, porque a veces nos olvidamos del tiempo que lleva guardado y se pone rancio. Además puede cubrirse de moho.