El uso del aluminio en contacto con los alimentos debe evitarse de forma habitual. El aluminio se desprende en forma de vapor y aunque no se acumula en el organismo, por prudencia lo evitaremos.