Las sartenes y cazuelas antiahderentes evitan que se pegue y estropee un plato fácilmente. Además, disminuyen la cantidad necesaria de aceite para cocinar algunos platos.