Para mantener las superficies antiadherentes en buen estado, úntalas con aceite después de cada lavado (sobretodo si utilizas un lavavajillas). Si necesitas apilarlas, sepáralas con una cartulina.