Cuando hiervas caldo o agua, evita que se calienten mucho las paredes con la llama por fuera de la olla. Pues, cuando añadas pasta o arroz, puede levantarse espuma y verterse la mitad del contenido, además de poderte quemar.