Los cuchillos de cocina deben estar bien afilados. Los cuchillos sin afilar son los más peligrosos, pues con ellos que te puedes herir apretando y haciendo fuerza para cortar.