Para que no se nos formen grumos en la maicena, en lugar de añadirla directamente al plato que estemos preparando, la diluimos primero en un poco de agua o leche. En cualquier caso tiene que ser en frío.