Los caldos también son importantes en la dieta del bebé, se les puede dar desde corta edad, 4 meses inclusive; pudiendo sustituir parte del agua que le damos.

Así como hay bebés que abren la boca y aceptan cualquier alimento, también hay bebés mucho más “sibaritas” que no aceptan fácilmente los cambios. La utilidad de los caldos, aparte del aporte nutritivo, es que el bebé aprende a conocer sabores diferentes al de la leche pero manteniendo una textura casi similar; el cambio no será radical por lo que favorecerá su aprendizaje.

Inicialmente puede probar con caldos de un solo vegetal, y luego puede ir incorporando dos o tres vegetales para que pruebe también la mezcla de sabores. No se le debe añadir sal a los caldos.

CALDO DE ZANAHORIAS, CEBOLLA Y ARVERJAS

Receta para bebés a partir de 4 meses
Rinde 4 porciones

200 gramos de arvejas picadas.
2 zanahorias picadas en rodajas
1 cebolla blanca chica picada (la roja tiene sabor y olor más intenso)
2 ramitas de perejil
1 litro de agua

Colocar el agua en una olla junto con todos los vegetales y hervirlos a fuego lento durante 45 minutos. Luego colar el caldo en un colador colocando una gasa para que los restos pequeñitos de vegetales no pasen al caldo.

Si desea engrosar la consistencia del caldo, puede agregarle harina de arroz.
Cuando el bebé esté más grande puede procesar los vegetales y hacer una papilla.
Puede separar la parte que consumirá el bebé y el resto congelarlo en porciones separadas.