INGREDIENTES (para 4 personas):

400 gramos de fresas naturales.
1 litro de leche.
100 gramos de azúcar.
Unas gotas de vinagre de sidra.

CÓMO SE ELABORA:

Lavamos las fresas y después cortamos el pedúnculo.
Las embadurnamos con azúcar y unas gotitas de vinagre de sidra y dejamos reposar durante 20 minutos en la nevera.
A continuación mojamos las fresas con la leche y las trituramos con ayuda de la batidora hasta conseguir un batido cremoso.
El punto de azúcar lo modificaremos al gusto de cada uno.
Servimos decorando con una fresa natural embadurnada de azúcar.

COMENTARIO DIETÉTICO

Este tipo de preparaciones son una forma muy sencilla, saludable y diferente de consumir fruta. El color y aroma de las fresas, hacen que este postre que sea muy apetecible además de refrescante. Al igual que la mayoría de las frutas cítricas, aportan un escaso valor calórico y gran cantidad de vitamina C. La leche que se añade al batido, contribuye al aporte de calcio que precisa el organismo para mantener en buen estado nuestros huesos y dientes. Para reducir el sabor ácido de las fresas, se le añade cierta cantidad de azúcar por lo que conviene que, en caso de diabetes, se sustituya por otros edulcorantes.