Puede utilizar una gran variedad de verduras para elaborar este plato. Le recomiendo las zanahorias, las judías, el calabacín, la calabaza, el pimiento y la berenjena, pero la elección es suya.

Para 6 personas

6 tazas de verduras variadas cortadas en juliana
3 cucharadas de coco seco rallado
1 cucharadita de semillas de comino
1 cucharadita de ajo picado
2 guindillas verdes frescas sin semillas
60 ml de leche de coco en lata
Sal al gusto
2 ramitas de hojas de curry fresco o 12 hojas de curry secas

Hierva agua en un cazo con la sal justa para cocer las verduras. Cueza cada tipo de verdura por separado, hasta que esté tierna pero crujiente a la vez. Retírela con un espumadera y resérvela en un recipiente. Reutilice el agua para todas las verduras, agregando un poco cada vez para compensar la que se haya evaporado durante la cocción, pero sin poner demasiada. Reserve el líquido de la cocción. Coloque el coco seco rallado en una sartén con el líquido y, cuando esté templado, mézclelo en la batidora con las semillas de comino, el ajo y las guindillas hasta que el coco quede bien fino. Añada esta mezcla al cazo con la leche de coco, 60 ml de agua, sal y las hojas de curry. Agregue las verduras, remueva para que se impregnen bien de la salsa y déjelas cocer sin tapar unos 5 minutos. Sírvalas calientes y con arroz hervido.